4/27/2009

El ataque del Spider Cerdo.

Spider cerdo Spider cerdo, ¡Hace todo lo que un Spider cerdo hace!

Hacía mucho que no actualizaba el blog porque últimamente era preciso invertir mi tiempo en cosas más importantes que en escuchar/oír/leer a las grandes figuras de la himbestigación española para luego analizar sus diarreas mentales (triste vida...) pero el tema de la gripe porcina ha dado a los conspiranoicos un nuevo hueso que manchar con sus babas.

Sólo hay que escribir en google "gripe porcina" y en un par de clicks encontrarás una página en la que aparecen los Illuminati, que no son socios de Tony Soprano (o sí...uh uh uhyuyante) y su plan para acabar con la humanidad.

En concreto yo he llegado a lo que daría en llamar la web del tocador de campanas supremo (porque para que alguien las oiga otro tendrá que tocarlas) y toca cojones licenciado, también.

"Periodismo para mentes galácticas" dice el título. Ruego a quien sepa qué cosa sea una mente galáctica me deje un comentario explicativo y si no es mucho pedir, me diga en qué se diferencia de una mente planetaria, universal, troposférica o subterránea. Gracias.

También he accedido al blog de uno de sus secuaces con información (suspiro) mucho más detallada.

"Guerra digital para la resistencia mental" Un blog para desenmascarar a la muerte.
Aunque es un título mucho más elaborado no deja de resultar curioso esa fascinación por la palabra mente, pero es que el guerrillero digital se las trae.


Cita un reportaje que no he tenido el gusto de ver (pero lo haré) en el que una informadora anónima advierte de camiones que se han estado trasladando por la frontera de México con el virus. Por cierto, uno de los camioneros era español, espero que genuino y lleve el nombre de su señora en la cabina. También habla de campos de concentración en construcción para recluir a los contagiados, luego sigo con esto.

Además, resulta que en Madrid nos han fumigado mediante Chemtrails (¿Se acuerdan?). Por lo visto el cielo de Madrid estaba completamente cubierto. ¿El cielo de Madrid cubierto de aviones? ¿De aviones dejando su estela de vapor en un día con las condiciones adecuadas? Estamos jodidos. Según un amigo suyo, una amiga de su amigo (verídico) que es enfermera recomienda comprar el Tamiflú, pero yo prefiero su consejo anti-gripe: "Mantenerse en un plano vibratorio elevado, en el que el virus no pueda actuar". Cualquiera que lea esto le mandará directamente a la mierda, pero calma amigos, no seais tan duros con él porque lo explica a continuación. Manterse en un plano vibratorio elevado equivale a hacer el amor. Me gusta.

Aquí os dejo dos de los documentos sin igual que apoyan la idea del exterminio masivo:



Según el título son ataúdes, pero con la sola herramienta de la vista le daré la primera en la frente diciendo que no son ataúdes, sino bóvedas de entierro para cubrir el ataúd. Unas cuantas bóvedas de entierro almacenadas en una empresa que fabrica...bóvedas de entierro. Todo muy raro.



Esto se supone que es un campo de concentración para la población infectada. Sólo decir que sospecho que los obreros son españoles porque está a medio terminar. Como siempre a vueltas con los plazos...si es que...

En resumen, los Illuminati o quien carajo sea pretenden exterminar a la población mundial con una pandemia de gripe porcina. Unos cuantos camiones cargados con el virus estan de aquí para allá en la frontera de México, pero el foco del brote está en la capital, a unos cuantos cientos de kilómetros de la frontera. En Madrid están expandiendo el virus con el infalible método de soltarlo a otros cuantos miles de metros de altura del objetivo sin que el viento se lo lleve a la densísimamente poblada meseta castellana. Construyen campos de concentración para recluir a los infectados en medio de una carretera para evitar ser descubiertos. Guardan cientos de miles de bóvedas de entierro para los que no sobrevivan, cosa muy práctica y barata la de enterrar a media humanidad, porque lo de incinerar pues no oiga, que ya se sabe lo del CO2.

Como veis no he tenido más remedio que el de poneros alerta, vista la irrefutabilidad de las pruebas, así que con el trabajo hecho y la conciencia tranquila, voy a elevar mi plano vibracional...si me dejan.

Conspiranoicos saludos.

11/25/2008

Factor "P" ¿Lo tienes? Aquí te ayudamos a conseguirlo.

Nace en "oyendocampanitas" el concurso Factor "P", o Factor Paranormal, donde los adalides del misterio, los estandartes de lo oculto, los puntas de lanza del periodismo de "himbestigación" competirán por saber quién es aquel que verdaderamente nació con el Factor "P", el elegido por los astros para ejercer la maravillosa labor de dar luz sobre lo que de sobra está iluminado (y cobrar por ello) lo que da a la labor dimensión de arte.

Como creo que este don se puede adquirir sin necesidad de ser innato, me propongo obsequiar a mis lectores con un curso rápido para que en años venideros puedan tener el dudoso honor de participar en este concurso y darles de paso la oportunidad de vivir holgadamente sin dar palo al agua. Y es que uno es así, generoso por naturaleza.

Decir que alguien tiene el Factor "P" es decir que puede engañar mísera y premeditadamente sin que su conciencia experimente la más mínima alteración, así que si usted tiene conciencia debo decirle, lamentándolo mucho, que no podrá poner en práctica mis enseñanzas ("pequeño saltamontes" style) y que jamás podrá desarrollar el Factor "P".

Hemos dicho, pues, que lo necesario es saber engañar de una forma tal que sólo un reducido grupo de personas que reciben el nombre de escépticos sean capaces de darse cuenta de las tonterías que uno está diciendo. Esto no es fácil, pero con la teoría básica, práctica y cara dura se puede llegar a ser un auténtico maestro.

El asunto que a mí me ocupa es la teoría, que dividiré en tres capítulos. "Lenguaje oral P", "Lenguaje gestual P" y "Look y presencia P", teniendo en cuenta que es condición necesaria pero no suficiente adquirir esas tres disciplinas para dominar completamente el Factor P, por lo que el curso se completará con una serie de anexos.

Dicho esto, el concurso empieza hoy mismo. Pueden votar en este mismo blog a la persona que crean que realmente tiene el Factor "P" o mandar un sms al 6661 con la palabra clave "Factor" seguida del nombre de la persona que quieran que obtenga su voto.

*Bases ante notario psicofónico. Coste del sms : la voluntá, oiga.

Concursiles saludos.

11/19/2008

----NOTICIÓN----

Puede que estas sean las últimas líneas que escribo, antes de que aparezcan en mi casa dos tiparracos para romperme las piernas, pero ahí va:

La industria del sonotone tiene contratados aviones militares que lanzan bombas sónicas para que perdamos oído y aumentar así terriblemente sus beneficios.

¿Las pruebas? Aquí mismo:



Los escépticos paniaguados por dichas empresas se empeñan en decir que lo que ocurre es que los aviones pasan la barrera del sonido.
Paparruchas.
Difundid la verdad.

Yo mientras voy a lavar mi chaleco de bolsillos.

Conspiranoicos saludos (bis).

11/17/2008

Los Chemtrails y Cuarto Milenio.

Ayer sólo pude ver los últimos 10 minutos del "debate" que tuvo lugar en CM sobre los Chemtrails y pese a todo, les puedo asegurar que fueron suficientes.

No me cabe duda de que el equipo de CM se arrepintió de haber invitado a un meteorólogo con las ideas tan claras y a la vez, a un defensor de los Chemtrails con las ideas tan poco...sin ideas.
La cosa, pues, estaba de la siguiente forma:

A un lado del ring:
El supuesto defensor de los Chemtrails, un señor con aspecto de cazafantasmas retirado originario de Tenerife y que trabajaba como escalador, lo que le permitía observar el cielo desde una posición más o menos privilegiada y que responde al nombre de Antonio Leonardo. Santiago Camacho, cómo no, el conspiranoico mayor, un señor al que si le dijeras que controlan nuestra mente a través de los capuchones de los bolis Bic te creería sin dudar, y el piloto de la nave del misterio, Íker Jiménez.

Al otro lado:
El meteorólogo Jacob Petrus y el biólogo Miguel Segui.

Vayamos por partes:

El argumento de los Chemtrails falla desde la misma base. Para los que no sepan de qué trata esta nueva idea chisporreante de imaginación, se la explico ipso facto.
Los defensores de los Chemtrails dicen que desde las más altas esferas se promueve fumigar a la población con sustancias químicas y biológicas con el propósito de no se sabe muy bien qué. Otro propósito de estas fumigaciones sería controlar el clima con diversos fines.

Antes de desglosar lo que se dijo anoche en Cuatro, el que se va a fumigar estas dos elucubraciones propias del aburrimiento de algunos va a ser un servidor.

Supongamos que soy el último y más alto eslabón de la logia malvada que controla el mundo en la clandestinidad y por A, B o C quiero fumigar a la población desarrollada (porque en países del tercer mundo no hay Chemtrails, lo que nada tiene que ver con que en dichas zonas hay mucho menos tráfico aéreo, por supuesto) con agentes biólogicos. Yo, que a pesar de controlar el mundo soy estúpido hasta la saciedad, decido cargar estos agentes en aviones, hacerlos volar a 10mil pies de altitud y soltar su carga. El consabido gasto económico que esto conlleva, además de la alta probabilidad de que estos agentes no lleguen nunca a núcleos urbanos por el hecho de que el viento atmosférico lo arrastre hacia otros lugares me da exactamente igual. ¿He dicho antes que soy estúpido?
Digo yo, ahora como un no tan estúpido autor de este blog, ¿No sería más fácil contaminar algo a lo que toda la población desarrollada tenga acceso directo, rápido y necesario? ¿No sería más fácil contaminar con esos agentes la red de agua potable? Sería más fácil, más barato e infinitamente más efectivo.

Lo que ocurre, es que el agua potable se puede analizar fácilmente, y nadie se va a inventar semejante chorrada si dos días después le demuestran en un laboratorio que el agua no lleva ningún tipo de bacteria o virus.
Sin embargo, parece más difícil convencer a un conspiranoico de que las líneas que dejan los aviones son vapor de agua condensado que si le enseñas un papelito donde aparezcan los componentes que lleva el agua del grifo de tu casa. Ahí esta el truco del almendruco.

Luego esta la gilimemez de que sirven para controlar el clima y para deshacer nubes.
Sí, doy fe de ello. Y es más, tengo el honor de descubrir al mundo una malvada máquina instalada en mi pueblo (Alconchel de Ariza, Zaragoza) con el maquiavélico fin de controlar el clima. Sabe Dios qué intereses tiene esta logia en mi pueblo, pero he comprobado que esta instalación emite a la atmósfera Yoduro de plata. ¿Para qué? (Redoble de tambores brrrrr) Para evitar las granizadas. Increíble, espeluznante...simple.

Ahora vamos a meternos un poquito con el ilustre tinerfeño de profesión escalador y "skywatcher", es decir, observador del cielo, aunque he de decir que poco puedo hacer, porque anoche el meteorólogo invitado le dió un rapapolvo de los inéditos, y eso que el pobre hombre ya tenía suficiente con aguantarse la risa.

Desde que el hombre es hombre, la observación de un suceso ha servido como primer paso hacia una investigación posterior de los hechos para obtener después una modelización de lo ocurrido y tener así una explicación completa que permita comprender lo que ha pasado, predecirlo en un futuro y utilizarlo de forma provechosa.

Pues resulta que estos "skywathcers" se quedaron, por desgracia en la simple observación. El hombre prehistórico vió fuego, comprobó que servía para alumbrar, que espantaba a las bestias y que daba calor y así lo utilizó en su provecho. Los "skywatchers" prehistóricos se hubieran quedado mirando el fuego como pasmarotes alucinados.
Por lo menos eso es lo que se desprendía de las declaraciones del tinerfeño escalador. "Yo lo he visto". "Eso lo veo yo". "Yo veo aviones que pasan normalmente de un lado a otro y luego otros que dejan una estela y llevan una dirección totalmente contraria a los anteriores." ¿Qué ha hecho usted para demostrar que eso no es vapor de agua condensado? Por lo que yo ví, nada. Sólo fotos de un fenómeno de sobra conocido que se empeñan en llevar al putrefacto mundo de lo conspiranoico.

Como la intervención de este señor en Cuatro da para mucho, me he propuesto inaugurar una nueva sección que recibirá el nombre de "Citas y pobevios", en la que quedarán expuestas para la eternidad las mejores y más ingeniosas frases del mundo de lo paranormal.

Conspiranoicos saludos.

9/15/2008

Un lunes cualquiera.

Hoy, junto con el lunes pasado, es un lunes cualquiera. ¿Por qué? Pues porque ha vuelto Cuarto Milenio.

(lucecita)(lucecita)(lucecita)(APLAUSE)(lucecita)(lucecita)(lucecita)

Sí amigos, y la primera pregunta que me viene a la mente y que espero que algún lector pueda contestar es: ¿Cuándo comenzó a convertirse el plató de Cuarto Milenio en una mezcla entre el antiguo de Crónicas Marcianas y la casa de un anciano con síndrome de Diógenes?

El programa empezó con una tontuna sobre la lluvia de sangre en algún lugar de América Latina, pero no le presté mucha atención, máxime cuando al ver las imágenes aquello podía ser cualquier cosa menos sangre.

El núcleo duro vino con una dosis de sentimentolón (consulte con su farmacéutico) de las que aterrarían a Alex Ubago. La cámara va hacia la salita "do you want some tea, darling?" que hay en la primera planta del plató, una de esas mini bibliotecas de las películas que te da apuro hasta respirar, no vaya a ser que rompas algo. En ella hay un señor venerable, de barba venerable y pipa venerable. Comienza a leer (con voz venerable) una carta escrita al programa por una señora que fatídicamente perdió a su hijo de 15 años. La señora asegura que una noche antes de dormirse, su hijo apareció en su habitación en medio de una luz para despedirse de ella y que desde entonces ya no tiene miedo a la muerte. Esto es una experiencia personal, opinable por supuesto, pero respetable también por lo trágico del suceso. Sin embargo, el equipo de Cuarto Milenio hizo de ella un auténtico circo de alucinaditos por el sentimentolón.
Después de leer la carta, la cámara enfoca a la pareja Jiménez-Porter con cara de circunstancias y aparece una transparencia del señor venerable, se lleva su pipa a la boca y asiente con la cabeza.


Con la audiencia ya bien colocada, el contenido baja de...exclusividad. Creo que este verano la cosecha magufera ha sido muy escasa, tanto que a lo mejor tienen que empezar a pedir subvenciones a la UE para no arruinarse (já).
Y es que ayer se inauguró una nueva sección en CM (lo voy a llamar así por comodidad. ¿Os habéis fijado que tiene las mismas iniciales que Crónicas Marcianas? Si es que...)
A lo que íbamos, la nueva sección se titula "La hemeroteca", descrita por Íker Jiménez de la siguiente forma: (musica melancólica ON) "Porque al viejo himbestigador, le gusta husmear entre sus viejos papeles, periódicos y legajos". Oh My God, how beautiful. La última de sentimentolón 1 gr. antes de dormir.
En ese momento Jiménez y señora van al cuarto diogeniano, lleno de periódicos viejos, que de viejos nada oiga, que eran pilas del mismo ejemplar de El País de hace unos días, pero el atrezzo es lo que tiene, y se ponen a leer viejas crónicas periodísticas de la película "El exorcista", tema más sobado que las ubres de la vaca que ríe.

Pensaba que la cosa acabaría ahí, con una nueva elucubración melancólico-pasteliana de Jiménez para demostrar lo buen comunicador que es y ganar puntos para otro premio de esos de la tele, pero soy más ingenuo que Pikachu, qué le vamos a hacer.
La chorradica mental continuó cuando apareció en escena Juan Jesús Vallejo, "Juanje" para los camaradas magufarios y otro tipo más que le había hecho la última entrevista a un jesuíta (de los capos) que era amigo de los que practicaron el exorcismo en el cual está basada la película.
Comenzaron a insinuar muy sutilmente (que a lo mejor es que yo soy de muy mal pensar) que el hecho de que este cura muriese meses después de la entrevista quizá pudiera haber tenido (toma ya, me ponen en Lengua una frase a analizar con semejante perífrasis y entonces sí que llamo al jesuíta para confesarle mis pecados) algo que ver con que hablara sobre el exorcismo famoso.

Después de esto me quedé dormido y desperté con un anuncio muy raro, así que decidí poner la radio e irme a la cama, mi objetivo era el programa La rosa de los vientos de Onda Cero.
Había un tipo con una voz muy rara hablando de supercuerdas, quarks, gluones y demás sin tener aparentemente más idea que la que da el haber leído el libro Física atómica : ¡Con dibujos desplegables!
Vamos, que si aún no has conseguido que tu coche funcione con antimateria es porque no quieres.

Apagué ese trasto del demonio y me dormí con la intención de escribir para el lunes cualquiera de la próxima semana una lista con todos los anuncios que hay durante CM.
¿Por qué? Simple: Dime qué anuncias y te diré para quién eres.

Mileniaros saludos.


9/07/2008

Los problemas del escepticismo.

Puede que resulte pretencioso que un novato en esta materia como yo crea que puede no ya solucionar los problemas del escepticismo, sino encontrarlos.
También es probable que lo que voy a decir sea algo que todo el mundo sepa.
Con todo y con eso, empecemos.


1 - Ataque a la raíz.

Lo difícil no interesa al gran público. Los magufos lo saben y lo explotan. Ahí radica el problema principal del escepticismo.
La matemática, la física, la química, la antropología, etc son ciencias difíciles, así, sin más, complicadas.

Hay que erradicar la teoría hija de la LOGSE del : "Aprende jugando".
Ésta teoría no hace más que afianzar la idea de que la ciencia es fácil y se puede conocer mientras pasas el rato. FALSO.
Es necesario cambiar el enfoque inicial que se da antes de comenzar la enseñanza y el aprendizaje.
Es básico captar la atención y el interés de la gente de otra forma, de lo contrario se llega a la conclusión de que lo que se va a aprender es fácil y cuando se planta uno ante el meollo de la cuestión no tardan en aparecer en la mente del lector, oyente, alumno o lo que sea las palabras "pues si era tan fácil, será que yo no valgo para esto".

Mi antiguo profesor de física de primero de carrera sabía muy bien cómo tratar este asunto.
Recuerdo que cuando íbamos a comenzar a estudiar el campo eléctrico y magnético entró a clase diciendo: "En este capítulo vamos a conocer las bases físicas para construir un acelerador de partículas".
La reacción inmediata de todos los que estábamos en clase (no cuento a los que no asistían porque la física era muy difícil) fue sacar lápiz y hoja en blanco a la vez que tensábamos la espalda mientras pensábamos: "Bueno, ¿Cuándo dices que empezamos?"

Y lo que decía mi profesor no era mentira. Jamás nos dijo que lo que íbamos a dar era fácil, pero conocimos las bases físicas para la construcción de ese aparato y lo hicimos con mucho interés, sin importar la cantidad de integrales que había que hacer, ¡Qué carajo! No se estudian aceleradores de partículas todos los días.

Con esto quiero decir que hay que suplir la tirria inicial del público hacia lo científico con un buen golpe de efecto.
¿Cuántos trabajos se han hecho intentando demostrar con éxito el fraude que reside en la sábana santa?
¿Cuántos han llegado al público en general?
¿Por qué?
Pues porque la gente no entiende los experimentos que se han llevado a cabo y prefiere ver a Íker Jiménez contándoles (muy bien contadas por cierto) historietas y seguir creyendo en algo milagroso como la supuesta resurrección de Jesús.

Si queremos que el pensamiento crítico llegue a la mayoría de la población deberemos enfocar el escepticismo de otro modo.
Sin dejar el tema de la sábana santa, los experimentos serios en 3D que se han llevado a cabo son magníficos y necesarios, pero la gran mayoría de la gente no los entiende y por lo tanto no tienen la suficiente fuerza como para derribar la creencia de que algo misterioso hay en ese santísimo trapo.
¿Qué hacer, pues? Se me ocurre, por ejemplo, hacer el mismo experimento pero con la cara de Fofito.

En este sentido, grandes descubrimientos como Mike el hormigón armado o Randi, el gato teleplástico son buenos ejemplos de lo que quiero decir.

Imaginemos dos jardineros que cuidan un precioso parque de obligada visita en la ciudad para los turistas.
Uno de los jardineros es un virtuoso de la poda y da a los arbustos preciosas formas de animales.
El otro los riega y abona con mimo para que luzcan con esplendor.
El primer jardinero explica a los visitantes cómo realiza su trabajo y que desconoce por qué los arbustos son tan verdes, sanos y brillantes. Cree, y así se lo hace saber a los turistas, que se debe a fuerzas telúricas y extrañas vibraciones que hay en ese jardín, bajo el cual hay unas catacumbas cuyos espíritus se manifiestan a través de las plantas. Incluso asegura que hace un mes dió a un arbusto la forma de un unicornio, y que algunas noches le oye relinchar.
El segundo jardinero les dice que todo eso son tonterías. Que las raíces absorben los nutrientes de la tierra, que él mismo cuida con su propio abono. Éstos nutrientes se transportan a través de la savia a toda la planta, y que el sol y la fotosíntesis, que es un proceso químico, hacen el resto.
Por desgracia, los turistas no le hacen ni caso y todos los días después de su explicación tiene que escuchar comentarios como:
-¡Mira Pepe! ¡Ahí está el unicornio! ¡Qué bonito! Esta noche antes de irnos a Cuenca volvemos a ver si le oímos relinchar. Acuérdate de traerte la grabadora que eres un despistado.

Éste, amigos, es el problema principal del escepticismo, no sabemos podar.

Un saludo.




7/11/2008

Humanoides. Encuentro con entidades desconocidas. Capítulo 1.

En primer lugar, me permito la licencia de darle un consejo al señor Javier García Blanco:
La próxima vez que haga una recopilación de historietas ovniacojonáuticas, procure comenzar, al menos, con una creíble y colocar la que ya está desmontada en medio del libro.

Dicho esto, comencemos.

En la página 23 dice el autor: "No sería hasta la oleada francesa (de avistamientos ovni, se entiende) de 1954 (...) cuando los ufólogos comenzaron a tener conciencia de la importancia y veracidad de este tipo de experiencias. Por este motivo he decidido escoger el siguiente caso para comenzar la presente monografía dedicada a los humanoides."

Genial. Sublime. Es decir, que como no fue hasta la oleada francesa cuando se tomó conciencia de la "importancia" y "veracidad" de los relatos, el lector cree que va a comenzar con uno de esos avistamientos que se produjeron en territorio galo. Pues no. García Blanco comienza con un encuentro con humanoides en Flatwoods, West Virginia, EE.UU (que yo sepa, vamos). ¿Cuántas veces habrá revisado el libro?

Dice también en la página 24: "Pese a lo espectacular del incidente, y aunque fue recogido en su día por varios libros dedicados al tema ovni, el caso del Monstruo de Flatwoods nunca ha sido considerado un suceso emblemático." Creo que éso sólo le extraña a usted, porque, queridos lectores, luego comprenderán por qué éste caso no pasa de "sustito al atardecer".

Antes de comenzar la historia, tengo que decir dos cosas. La primera va dirigida a los lectores de este blog, y es que se me hace realmente difícil suprimir muchas partes de la novela porque no tienen desperdicio, así que sólo cito las más...vamos a dejarlo en chocantes. La segunda se refiere al autor, que no deja claro si los testigos son "jóvenes", "chiquillos", "niños" o qué. Le propongo por lo tanto una serie de sinónimos de la palabra jóven. A saber: mozo, zagal, adolescente, pollo o pichiglás. (Este último es autóctono y, aunque puede no parecer muy científico, por lo menos no desentona con la tónica general del libro).

Tras este paréntesis, empecemos con el cuentecillo.

Algunos jóvenes se divierten jugando a fútbol americano a las 19.15 (hora zulú) del 12 de septiembre. De repente, una bola de luz atraviesa los cielos y parece aterrizar en una colina cercana.

Los ahora "niños", deciden acercarse a ver qué ha ocurrido. Pasan junto a la casa de la señora Kathleen May (esteticista). En un principio piensa que es cosa de los reconvertidos en "chiquillos", pero luego decide acompañarles. Coge una linterna y va con sus dos hijos y un perro a ver qué ha ocurrido.
Según se acercan ven una luz rojiza que parpadea. El perro sale despavorido (típico, aunque seguramente pensara: "A dónde vais pichiglases, que me canso"). Y entonces llega el sustito.
Ven dos ojos grandes y naranjas, que pertenecen a una criatura de unos 3/4 metros de altura, de cabeza redonda y color blanco. Según la señora May, llevaba una falda plisada de color oscuro. (Recordamos al lector que es esteticista, y aprovecho para que alguien me diga en los comentarios qué es "plisado"). La criatura emite un silbido y se mueve flotando sobre el suelo. Todos escapan y relatan a los vecinos lo sucedido, y aquí viene un extracto del libro que no me resisto a trasladar (pag 28):
"Todos aseguraron haber percibido un olor nauseabundo, que Kathleen May describió como similar al azufre, aunque aclaró que nunca había olido nada semejante". Perfecto, pues. Osea que nunca había olido algo así, pero olía a azufre. Ahá. Aquí hay una nota explicativa que también adjunto: "Muchos investigadores han destacado el hecho de que en la Edad Media, por ejemplo, se vinculara este olor a la figura del demonio y al infierno, dando a entender que muchos sucesos extraordinarios de épocas pasadas que fueron atribuidos al maligno serían en realidad encuentros con ovnis y humanoides". O, como expliqué en anteriores entradas, además de turnarse los demonios y los extraterrestres cada 500 años para dar sustitos comparten perfume.

Gente del pueblo fue a investigar más tarde, y sólo e
ncontraron aquel extraño olor, que A. Lee Stewart, que había trabajado para la Fuerza Aérea y había olido numerosos gases, dijo desconocer qué podía ser. Vamos, que no era azufre.

A la mañana siguiente Stewart vuelve y dice encontrar unas marcas en el lugar de los hechos y una sustancia gomosa que no sabe identificar, pero que luego se demuestra que había sido dejada por la camioneta de un vecino que también había id
o. Claro, como los aviones no tienen ruedas...

En la página 31 García Blanco afirma lo siguiente: "Es cierto que en estos cincuenta años las distintas fuentes que recogieron lo ocurrido en Wes
t Virginia muestran algunas contradicciones, sobre todo en lo que se refiere a la descripción del humanoide y lo referente al desarrollo del suceso en sí mismo. Sin embargo, es muy posible que dichas diferencias no tuvieran su origen en las declaraciones de los testigos, sino que más bien parece tratarse de un problema generado por los distintos autores que se hicieron eco del suceso". Y remarco aquí el es muy posible y el más bien parece tratarse... Vamos, que ni las declaraciones de los testigos son de fiar (pero casi casi que sí lo son).

La explicación del objeto estrellado en Flatwoods es clara y sencilla. Joe Nickell, miembro de la Academia de las Ciencias de Maryland detectó un
meteorito a las 7 de la tarde de ese mismo día en dirección a West Virginia. A pesar de la claridad de la explicación, García Blanco la califica de "aceptable" y en un alarde de rendición ante la evidencia, dice que "parece incluso bastante probable". Vamos, que se desmontó nuevamente el chiringuito.

Antes de acabar con esta entrada (que no con el capítu
lo) no me resisto a mostrar al Monstruo de Flatwoods en todo su esplendor.
Los idiotas escépticos que no saben nada de ovnis y que son unos descerebrados dicen que en realidad era una lechuza. ¡Inútiles! ¿Cómo va a haber una lechuza de noche en medio de un bosque? ¡Tontos! ¿Como va a confundir esa gente, en medio de la excitación y el miedo después de haber visto el meteoro a un monstruo con una lechuza?

Juzguen y comparen, mi cerebro no da para más.